Tratamiento directo para la gardnerella

En este post vamos a ver 3 métodos efectivos para combatir la gardnerella, teniendo en cuenta que esta bacteria es la culpable del desarrollo de enfermedades infecciosas como la vaginosis bacteriana, conocida también como vulvovaginitis.

El tratamiento para la gardnerella involucra diferentes métodos. Algunas mujeres toman medicamentos y otras pueden tratarse homeopáticamente. El tratamiento para la vaginosis bacteriana (que es la enfermedad que provoca la gardnerella) debe comenzar tan pronto como sepas que estás sufriendo esta infección, ya que se puede derivar en otras complicaciones más, como la enfermedad inflamatoria pélvica.

Tratamiento para la gardnerella # 1

La forma más común de tratar la vulvovaginitis es a través de medicamentos. El metronidazol y la clindamicina son antibióticos que a menudo se recetan. El problema es que muchas mujeres no responden de manera positiva a los antibióticos o una vez el tratamiento se ha completado las infecciones vuelven pronto. La otra desventaja es que las bacterias pueden volverse inmunes a los antibióticos y, por lo tanto, pueden reproducirse y multiplicarse rápidamente.

Los antibióticos son usados para tratar infecciones por gardnerella

Tratamiento para la gardnerella # 2

Algunas mujeres con vaginosis bacteriana reportan alivio al usar ácido bórico. El ácido bórico es un ácido débil y puede actuar como un compuesto antibacteriano. Para tratar una infección como la vulvovaginitis, se pueden insertar supositorios vaginales que contienen 600 mg de ácido bórico en la vagina diariamente durante 14 días. También se puede aplicar al área vaginal por varios días a una semana.

Tratamiento para la gardnerella # 3

Una ducha de peróxido de hidrógeno (H2O2) también se puede usar para tratar la vulvovaginitis de manera efectiva. Para hacer la mezcla, puedes usar una solución al 3% y una ducha con bombilla de goma. Puedes diluirlo con agua o usarlo sin diluir. Inserta alrededor de 2-3 T del peróxido en la vagina con la bombilla de goma.

También hay otros métodos de tratamiento homeopáticos para la gardnerella. Estos incluyen aplicar ajo en el área unas pocas veces al día o comer yogur con cultivos vivos. Algunas mujeres también toman suplementos de acidophilus y reportan éxito.

Pero estos no son los únicos tratamientos que existen, hay más y muy eficientes, para ello haz click aquí y ¡conoce como obtenerlos!

3 factores claves ignorados en el tratamiento para la gardnerella

Hay que resaltar que la gardnerella ha sido catalogada una enfermedad infecciosa común que se encuentra en mujeres sexualmente activas. Una vez que la salud vaginal se altera con la disminución de su nivel ácido, la vagina se convierte en el caldo de cultivo de gardnerella vaginalis, gardnerella mobiluncus y mycoplasma hominis. Estas bacterias poco saludables dan lugar a varios síntomas asociados con la vaginosis bacteriana, como el enrojecimiento y la picazón en el área interna y externa de la vagina, incluida la secreción pegajosa y amarillenta de la vagina. Aunque el tratamiento para la gardnerella es posible con antibióticos con un rápido alivio de los síntomas, no se puede descartar la posibilidad de una vulvovaginitis recurrente en la mayoría de los casos.

3 factores claves se ignoran en el tratamiento para la gardnerella

El metronidazol se usa con mayor frecuencia para las mujeres que sufren de infección por gardnerella, ya que la mayoría de ellas también son propensas a tener infección del tracto urinario cuando padecen vaginosis bacteriana y el metronidazol también se ocupa eficazmente de esta afección. Sin embargo, todos los tratamientos predominantes casi nunca curan el problema de la vaginosis bacteriana. Esto es precisamente porque los tres factores clave a menudo se pierden al tratar el problema de la vulvovaginitis que da lugar a una infección recurrente por gardnerella:

  • Cuando la contraparte masculina de una mujer infectada con gardnerella también está infectada con la bacteria, eso puede causar que la vaginosis bacteriana vuelva a aparecer en ella si no se le da el tratamiento adecuado simultáneamente.
  • Las mujeres infectadas con gardnerella pueden no recibir el tratamiento correcto debido al diagnóstico erróneo de su vaginosis bacteriana por una infección por hongos. En tal caso, aunque los síntomas incómodos de la vulvovaginitis desaparecen con el tratamiento recetado para la infección por hongos, la bacteria encuentra un ambiente favorable en la vagina para volver a crecer después de un tiempo para que vuelvan los síntomas de la infección por gardnerella.
  • Los tratamientos estándar pueden no ser eficaces para erradicar la infección bacteriana de una vez por todas para controlar la recurrencia de dicha infección.

La vulvovaginitis no es un problema tan complicado, ya que se trata normalmente de tratamientos inadecuados. Las cremas o lociones usadas como anticonceptivos en las partes vaginales también disminuyen la inmunidad natural de la vagina eliminando las bacterias benéficas que previenen las infecciones bacterianas como la gardnerella. El problema, por lo tanto, juega a las escondidas incluso a manos de expertos.

De hecho, el problema de la vaginosis bacteriana necesita un enfoque diferente al no tratar solo los síntomas, sino tratar la causa de la infección. Esto es posible solo a través de las formas naturales de matar las bacterias sin ninguna administración oral de medicamentos preparados químicamente o aplicaciones externas que tengan naturaleza química para causar cualquier desequilibrio en la flora vaginal.

Cuando se tapona la fuente de la enfermedad, ya no es posible la recurrencia de la infección por gardnerella debido a la mayor inmunidad contra la infección bacteriana. Tal tratamiento también hará que los factores que faltan en el tratamiento convencional para la gardnerella ya no sean realmente una preocupación.

Contáctenos
Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes